domingo, 12 de mayo de 2013

El reino del azahar de Linda Belago

 
Roterdam 1850. Juliette Vandenberg pasa de tenerlo todo a nada, el día en que, siendo una niña, pierde a sus padres. A partir de ese momento se hará cargo de ella su tío, quien parece más interesado en la fortuna de su sobrina que en su bienestar. Cuando Julie tiene 18 años conoce en casa de su tío a Karl Leevkem, el dueño de una plantación en la colonia holandesa de Surinam. Deslumbrada por Karl, y ante la perspectiva de que su tío la obligue a ingresar en un convento, acepta la propuesta de matrimonio de Karl, con el que viajará a Surinam.




 

Surinam había sido, desde el SXVI,  objeto de disputa entre diversos países europeos, aunque finalmente fue Holanda quien se hizo con el control de la región gracias a los sucesivos asentamientos iniciados por la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales. Hacia ese país, y debido a la necesidad de explotar inmensas plantaciones, fueron traídos por la fuerza miles de habitantes de regiones de Africa, principalmente de Angola. Una vez en territorio colonial eran vendidos como esclavos, ciudadanos sin ningún derecho que debían obedecer ciegamente a sus amos. Con el tiempo, algunos de esos esclavos huyeron y se asentaron en el interior de la selva, creando sus propios pueblos y zonas de influencia. A estos esclavos huidos se les conoció como "cimarrones".


Linda Belago centra su historia en los años inmediatamente anteriores a la abolición de la esclavitud en Surinam, describiéndonos las tensiones, que ya se hacían evidentes, entre la minoritaria población blanca y los esclavos que empleaban como mano de obra. Su protagonista, Juliette, contempla extrañada primero y  horrorizada después, el trato infrahumano que estas personas reciben, y su impotencia al sentir que no puede hacer nada por ellas.

Sin embargo, la evolución de Juliette es una de las claves de la novela, pasando de ser una muchacha sumisa y obediente a alguien con criterio propio y fuerza para luchar por lo que quiere. Para ello, cuenta con la ayuda de algunos de los esclavos de la plantación y de Jean, el contable que trabaja para su marido, del que acabará enamorándose.

Fotograma de "Ancho Mar de los Sargazos" (2.006)

El estilo de Linda Belago es "rápido" y muy ameno, por lo que la novela, a pesar de sus 700 páginas, se deja leer con facilidad, aunque, en ocasiones, ello redunda en la simpleza de algunos de sus personajes (demasiado buenos o demasiado malos), y en los que se echa en falta un poco de profundidad. 

Aun poniéndole ese "pero", es una lectura que con el tiempo recordaré, pues ha provocado que me interese por la historia de este desconocido país, y al mismo tiempo me ha hecho soñar con paraísos por descubrir, llenos de selvas vírgenes por explorar y extensas playas en las que naufragar, cual Robinson Crusoe.


Página web: http://www.planetadelibros.com/el-reino-del-azahar-libro-69613.html

19 comentarios:

  1. A mí la novela me pareció buenísima. Esos paisajes tan maravillosos me dejaron con la miel en los labios, ¡ojalá pudiera visitarlos! Y la historia de Julie me gustó mucho.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es una novela que, como dices, da unos enormes ganas de viajar a ese país. Besos.

      Eliminar
  2. Ya lo tenía apuntado, me atrae aunque ahora estoy descansando de género, pero caerá.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre está bien descansar de generos porque si no una acaba saturada. Besos.

      Eliminar
  3. La tengo ya en casa porque de las novelas de este género es quizás la que más me llama la atención. A ver si la empiezo pronto. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que te guste, entretenida, desde luego, si que lo es. Besos.

      Eliminar
  4. ¡Me encantan todos los libros de los que haces reseña en tu blog! Enserio, ¡por fin un blog que no es todo novela juvenil! Que encantada estoy de haberlo encontrado.

    En cuanto a este libro, el otro día lo vi en la librería y me llamó muchísimo la atención y ahora que he leído tu reseña puede que (si puedo) lo compre.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus comentarios. Es una novela que yo considero ideal para el verano. Besos.

      Eliminar
  5. Tengo muchas ganas de leer este libro, me ha gustado mucho tu reseña.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura, espero que puedas leerlo pronto. Besos

      Eliminar
  6. Me llamó desde el primer momento, pero aún no he tenido la oportunidad de conseguir un ejemplar en la biblioteca.
    Buena reseña.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que puedas conseguirlo pronto, no es una novela que me haya marcado pero si que es muy fácil de leer. Besos.

      Eliminar
  7. La leí el año pasado y sí estoy de acuerdo contigo, uno de los "peros" de este tipo de lecturas es el maniqueísmo en el tratamiento de los personajes. Otro sería lo previsible del desenlace. Pero son entretenidas, eso sí.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Carmen, en eso me ha decepcionado, echo en falta un poco de profundidad psicológica en los personajes, sobre todo, después de leer Vino y Miel. Besos.

      Eliminar
  8. He leído esta novela hace unas semanas y me ha gustado mucho, aunque como dices los personajes son o muy buenos o muy malos, aún así para mí es muy recomendable
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He leído tu reseña con avidez. Muchos besos.

      Eliminar
  9. Lo que más me llama la atención de esta novela es el lugar donde se desarrolla, pues apenas conozco su historia. Tiene pinta de ser un lugar de ensueño aunque se desarrolle en una época cruda e inhumana.
    Gracias por la reseña!
    Un abrazo,
    Nimue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi lo que más me ha gustado de la novela es que he aprendido una barbaridad. Besos.

      Eliminar
  10. ¡que ganas de leerlo y descubrir así Surinam!

    ResponderEliminar