martes, 30 de mayo de 2017

La casa de las miniaturas de Jessie Burton



Amsterdam. 1686. Nella Oortman se ha trasladado del campo a la ciudad para convivir con su marido, Johannes Brandt, un hombre maduro y distinguido comerciante que habita en compañía de su hermana soltera y rodeado de fieles servidores. Como regalo de boda, Johannes obsequia a su flamante esposa con un objeto muy de moda entre la gente pudiente de la época: una réplica de su propia casa en miniatura, que Nella deberá poblar con las figuras creadas por una desconocida miniaturista que ha encontrado por azar. 







Jessie Burton nació en 1982 en el Reino Unido. Estudió en la Universidad de Oxford y en la Central School of Speech and Drama, y vive en Londres, donde trabajó de actriz y como Secretaria de Dirección antes de dedicarse a la literatura. De su primera novela, "La casa de las miniaturas", traducida a treinta y seis idiomas, se han vendido más de un millón de ejemplares. En la actualidad, se encuentra en fase de postproducción una miniserie de la cadena de televisión BBC basada en esta exitosa novela.

"La casa de las miniaturas" es, no cabe duda, una novela con argumento original, situada en una época y lugar muy poco explorados en la literatura actual y que, a priori, parece tener un marcado ambiente gótico, con atormentados protagonistas que guardan bajo llave profundos y misteriosos secretos.Sin embargo, y a pesar de estos magníficos alicientes, "La casa de las miniaturas" no ofrece en absoluto lo que promete.


Fotograma de "The Miniaturist" (2.017)

 "La casa de las miniaturas", no ha sido un libro de mi agrado, sino una  gran decepción, después de las expectativas creadas. Supongo que gran parte de esa decepción se ha debido a mi incapacidad para conectar con el estilo literario de Jessie Burton. Su narración está llena de frases cortas, telegráficas y escritas en tiempo presente, algo que me desesperaba y me sacaba continuamente de la lectura, a lo que deben añadirse los constantes altibajos de ritmo que tiene la novela.



Tampoco he podido conectar con ninguno de los personajes de "La casa de las miniaturas", apenas esbozados, y entre los que sólo destaca la cuñada de la protagonista, Marin, una mujer fuerte y adelantada a su tiempo que, sin embargo, nunca llegaremos a conocer con profundidad. Ni siquiera la época histórica en que se desarrolla la novela la hace atractiva, pues Jessie Burton parece haberse limitado a documentarse muy someramente. Por eso considero "La casa de las Miniaturas" una novela a medio hacer, una lectura llena de promesas incumplidas y que, además, ni siquiera está bien rematada, pues no puede decirse que tenga un final satisfactorio.

En definitiva, su éxito me resulta tan sorprendente y enigmático como el misterio que envuelve la casa de muñecas de su protagonista, preciosa pero artificial y hueca. Lo siento, Jessie Burton, pero no volveré a leerte.


4 comentarios:

  1. Quiero leer este libro desde hace tiempo, me llama mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Uf, menuda decepción te has llevado. A mí tampoco me gustó tanto como esperaba pero quedé más satisfecha que tú. Pero coincidimos en algo muy importante, el final, que yo también encontré flojo y no tan definitivo como debiera, de hecho creí que tendría continuación. Por lo de la olla que se cae y el que podía no haberse ahogado. También pensé que la casa tendría más peso en la historia y su misterio. No lo veo como serie.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norah. La verdad es que sí me he llevado una gran decepción porque nunca suelo ser tan dura con una crítica. Aún así, sé que otros lectores la han disfrutado mucho, así que la mía es sólo una opinión subjetiva. Por otro lado, el final es tan decepcionante como el libro, parece que la autora no tenía ni idea de como acabarlo. Besitos.

      Eliminar
  3. No conocía la novela, como dices el argumento es bastante interesante pero se nota la decepción que te has llevado.
    Lo peor que tiene una historia es no poder conectar con los personajes.
    De momento creo que paso, hay demasiado pendiente.

    Un saludo!

    ResponderEliminar